Para brindarle protección a tu espacio recomiendo el armado de altares, que para ser efectivo debe reunir algunos elementos claves. Son recomendaciones que reunimos en base a nuestra experiencia, pero cada altar es único, tiene la impronta de quién lo arma y sobre todo de la intención con la que lo armes.

 

En primer instancia buscá algún rincón o lugar que más te guste. Puede ser sobre algún mueble o podes crear un lugar especial para armarlo, sea con alguna estantería o mesa. No necesitas un mueble muy grande, ni gastar demasiado dinero para hacerlo: lo importante es la intención ¡Y hacerlo propio! Jugá con tu imaginación.

 

Una vez que ya sabes donde va a ser, reuní los objetos que van a estar en él, los cuales tienen que ser:

 

Un objeto que represente cada elemento, Tierra, Agua, Fuego, Aire. Alguna foto o estatuilla que represente a tu religión o creencia y también alguna foto de tu familia o personas que quieras mucho. Incluso podes poner una foto de tu mascota y frases positivas.

 

Este rincón va a ser tu lugar sagrado, tu rincón de meditación, rezo o la práctica que quieras desarrollar. Puede estar a la vista o tapado, como lo desees. Muchas personas le ponen alguna puertita para que sea solo de ellos. 

 

Entonces como te dije, cada objeto que pongas tiene que representar a un elemento. A continuación te dejo algunas ideas:

 

Tierra: Cristales y/o Plantas

 

Agua: Cuenco con agua y/o algún aromatizador ambiental

 

Fuego: Velas

 

Aire: Sahumerios, Hierbas, Palo Santo.



Cuando reúnas todos los objetos y los coloques en el espacio de altar ya va a estar listo para que cada día lo contemples, agradezcas, medites, pases tiempo en silencio a su lado. Disfrutando de la nueva vibración de tu hogar.